PRENSA

El tenis argentino despide con dolor al Profe Juan Carlos Belfonte

El tenis argentino llora la muerte, a los 81 años, de Juan Carlos Belfonte, histórico preparador físico de Guillermo Vilas y, según muchos de los que trabajaron a su lado, un adelantado por las metodologías aplicadas en los ‘70 y ‘80. 

 

El prestigio cosechado a lo largo de su vida lo llevó a trabajar con otras figuras del tenis, desde José Luis Clerc a la leyenda sueca Björn Borg, aunque su mejor alumno sin dudas fue Vilas, quien lo despidió con estas palabras en las redes sociales: “Querido Profe gracias por tanto que me diste, toda la vida. QEPD”.

 

“El Profe”, como lo conocía toda la familia de nuestro deporte, tuvo una estrecha relación con la Asociación Argentina de Tenis y, en particular, con el equipo de Copa Davis, al que  preparó físicamente a lo largo de dos décadas, entre 1970 y 1990, con un récord de series disputadas: 58. 

 

Asimismo, colaboró con la AAT en distintas facetas, desde la década del ‘70, primero como preparador físico en los centros de entrenamiento juvenil y más tarde incluso como gerente general. “El Profe” recorrió el país observando a los y las juveniles que se destacaban en metropolitanos y nacionales, sin dejar de asistir jamás a quienes estaban más relegados en el ranking.

 

También acompañó a Vilas, como encargado de la preparación física, en el “Programa Argentina 2008”, una iniciativa llevada a cabo en el CeNARD, con el objetivo de detectar y desarrollar futuros talentos, promovida por la Secretaría de Deportes en conjunto con la AAT.

 

Belfonte, nacido el 1 de abril de 1939, fue un maestro y ejemplo para varios colegas y jugadores que también lo vieron desempeñarse como Director Deportivo de varias instituciones, entre ellas el Buenos Aires Lawn Tennis Club y el Tenis Club Argentino. 

 

Quienes trabajaron a su lado coinciden unánimemente en una característica: siempre lo hizo con la misma seriedad y compromiso; y con el firme propósito de desarrollar el tenis en todo el país, asistiendo e incluso alojando a juveniles que llegaban a la capital desde distintas provincias en busca de su sueño.

 

Humilde, profesional y generoso a la hora de reconocer el trabajo de los demás, el libro La historia del tenis en la Argentina, del periodista Eduardo Puppo, rescata una frase de Belfonte que refleja alguna de estas virtudes: “Hay que ser justos y reconocer la labor de los clubes para la expansión del tenis, a veces no recompensada por nadie. Mucha gente hizo grandes esfuerzos para que el tenis avanzara”. 

 

El Presidente de la Asociación Argentina de Tenis, Agustín Calleri, lo despidió: “No puedo dejar de recordar mis épocas de juvenil, porque tuve la suerte de que el Profe se cruzara en mi camino en pleno ascenso. Me quedo no sólo con su profesionalismo, sino también con sus consejos y su gran sentido del humor. Hoy se fue un pedazo de historia del tenis argentino”. 

 

“El Profe” falleció en el Hospital Rivadavia, donde se encontraba internado con un cuadro avanzado de leucemia y Covid-19. Desde nuestra institución lo recordaremos como un excelente profesional que dedicó su vida al deporte que tanto amamos, y enviamos nuestro más sentido pésame a sus familiares, colegas y amigos. 

 

¡Hasta siempre, Profe! 

 

 

Foto: Gentileza @puppotenis