PROFESIONALES SENIORS INTERCLUBES

Adiós a Julio César “Cato” van Kerckhoven

La Asociación Argentina de Tenis lamenta el fallecimiento -a los 76 años de edad- de Julio César van Kerckhoven y acompaña a su familia y amigos en este doloroso momento.

“Cato”, tal como lo conocían, estuvo nueve años en el top ten nacional entre 1961 y 1970, y en 1971 integró por única vez el equipo argentino de Copa Davis, en una serie que el representativo de nuestro país le ganó a Uruguay 5-0 en Montevideo, por la primera rueda de la Zona Americana Sur.

Van Kerckhoven aportó un punto para Argentina al ganarle el tercer singles al local Mario Laborde por 6-1, 6-2 y 6-1. Guillermo Vilas, Julián Ganzábal y Ricardo Cano fueron sus compañeros en aquel equipo capitaneado por Oscar Furlong.

En 1960, la AAT lo envió junto a Gerardo Wortelboer a disputar el Orange Bowl en Miami y, aprovechando el viaje, con tan sólo 18 años realizó una gira por varias ciudades que culminó en lo que hoy conocemos como el US Open, donde perdió en la primera ronda un ajustado partido a cinco sets contra el local Roger Ambrose, consigna el libro Historia del tenis en la Argentina.

Destacado jugador de dobles mixto, Van Kerckhoven fue campeón del Argentino en 1966 (junto a Gladys Weiss de Barboza), del Ciudad de Buenos Aires 1964 (con Mabel Bove) y 1969 (también con Weiss de Barboza). También logró victorias en los más importantes campeonatos nacionales y sudamericanos.

Así definió alguna vez al Gazcón Lawn Tennis Club, la institución a la que representó durante casi toda su carrera (dos años jugó para Estudiantil Porteño): “El Gazcón era muy importante, y en 1973 tuve el honor de integrar el equipo que ganó el campeonato de primera. Yo era el único del club. Después, estaban el chileno Rivera Fonseca; José Prats, que venía de Tucumán; y Oscar Escribano, de Deportes Racionales, el club de Franco Squillari. Era por eliminación y nos dimos el gusto de ganarle la final al Buenos Aires”.

“Con ‘Catito’ compartimos muchos gratos momentos a pesar de la rivalidad deportiva. Y varios viajes representando a nuestro país. Era un gran jugador y, fundamentalmente, una buena persona. Eso dice mucho más que sus logros en la cancha. Gracias ‘Catito’ por haberme dado la posibilidad de compartir esos momentos tenísticos que nunca podré olvidar”, lo recordó Tomás Lynch, actual vicepresidente segundo de la AAT.

 

Foto: El Gráfico / Gentileza Historia del tenis en la Argentina